jueves, 11 de octubre de 2012

COMIDA Y COCINA

Octubre 2012.
Ayer llegué famélica a casa y me preparé una tortilla de patatas con unos pimientos fritos y una ensalada de tomates. De postre devoré una tarta de chocolate y por último me hice unas ricas palomitas para comerlas mientras veía la película de la tele.
 
Octubre 1492.
Ayer llegué famélica a casa y me preparé una tortilla con cebolla.

Entre ambas historias han pasado unos 500 años y entre ambas historias la diferencia es abismal. Si yo hubiese nacido en el siglo XV no habría podido comer tortilla española porque no se conocía la patata (de hecho su uso llegó a las clases populares en el siglo XVII), ni pimientos, ni maiz , ni tomate, y ¡oh Dios mío! ¡ni  chocolate! porque tampoco se conocía el cacao. ¿Como podían? ¿que tenían como sustituto?. Bien, dejémoslo ahí.

Pero no hablemos ahora de Colón y lo que su viaje produjo a nivel alimenticio para los europeos, empecemos desde el principio:

En la Prehistoria y en el Neolítico los hombres basaban su alimentación en productos muy básicos y simplemente cocinados. Se piensa que el dulce les tendría que gustar porque ya en esa época éramos capaces de distinguirlo (¡que perdición!). Además en una pintura rupestre en la Cueva de la Araña (Comunidad Valenciana), que tiene unos 7000 años, aparece un individuo/a cogiendo miel de un panal y, aunque no se distingue mucho, los expertos dicen que eso es lo que estaba haciendo y nosotros les vamos a creer que para eso son expertos.
 

Además la Etnoarqueología (mirar artículo Chamanes, médicos y cirujanos) nos ha ayudado a poder intuir un poco más lo que comían. Por ejemplo, los indios americanos comían un producto llamado pemicán que consistía en una masa elaborada a base de bayas, carne seca tritura y grasa animal (no digáis que asco que aquí en España mucha bollería industrial está hecha con grasa de cerdo). No parece descabellado pensar que hace 10.000 años se comía algo similar. Además hay otro rama de la Arqueología que se dedica al estudio de los coprolitos y que también ha ayudado al conocimiento de la dieta de nuestros antepasados. Y ahora es cuando algunos os preguntaréis aquello de...¿que son los coprolitos? pues son heces fosilizadas. Sí señores míos, hay arqueólogos que se dedican al estudio de tan interesantes muestras (¿qué?... fascinante el mundo de la Arqueología ¿verdad? igualito a Indiana Jones).

Avancemos en el tiempo y vayamos a Mesopotamia porque aquí ,además de tener las primeras tablillas en arcilla cocida con interesantes recetas, tenemos datos de las primeras tabernas o bares. Y es que a los seres humanos nos ha gustado la juerga desde muy pronto. Estos lugares estaban regentados por mujeres y además de servir y vender comida, se podía beber cerveza hasta la saciedad. Les volvía locos, de hecho había de varios tipos, la que más les gustaba era la de cebada pero también sentían pasión por la cerveza de dátil ( qué cosa más  empalagosa, por Dios). También se podía disfrutar de la compañía de ciertas féminas de no muy buena reputación. En fin, que me veo a la mujer en casa y el hombre en el bar (si es que hay tradiciones que no se pierden). Os muestro la foto de un relieve mesopotámico en donde aparecen dos hombres platicando y disfrutando de la cerveza.


Existían cocineros y aprendices que tardaban en sacarse el título unos 18 meses.Y como he indicado con anterioridad, tenemos las primeras recetas escritas, de hecho hay una que data del siglo IX a.C. que consistía en carne picada mezclada con cilantro, perejil, menta y cebolla y luego tras freirla se bañaba en una salsa de granada y nueces. Doy fe que estaba bien buena (no, no me he encontrado un plato fosilizado, lo he cocinado en mi casa), y luego se pensarán los del IKEA que han inventado algo con sus albóndigas en salsa de arándanos. También les gustaba mucho el pan y tenían de muchos tipos, pero no conocían la levadura.

Los egipcios eran muy parecidos en lo que a gustos culinarios se refiere, y aunque no hay recetarios propiamente dichos, sí han llegado hasta nosotros listados de alimentos y relieves en los que nos muestran su preparación. Lo que si se sabe es que les encantaba la cebolla, las legumbres, el puerro y el ajo. También conocemos lo sibaritas que eran, de hecho el invento del foi gras viene precisamente de época faraónica y por lo que parece cebaban a los pobres bichos con dátiles, miel y cereales. También tenían pasión por el pan, pero esta vez cocido con levadura ya que  fueron ellos los descubridores. ¿Cómo lo hicieron? no se sabe pero  posiblemente de forma accidental, vamos que a un cocinero se le olvidaría que tenía una masa preparada  y al verla al calor y burbujeante decidió que lo que no mata engorda (posiblemente ellos fueron los creadores de este refrán) y la mezcló con la "buena". El resultado lo conocemos todos: exquisitos panes, tiernos y esponjosos que no matan pero... ¡madre mía lo que engordan! ya se podía haber estado quietecito el egipcio.
 
Las mujeres eran las encargadas de hacer el pan en sus casas . Los arqueólogos han encontrado moldes  de panes con diferentes formas (fálicas, femeninas etc. )y claro rapidamente han pensado que se trataría de algo relacionado con algún ritual. Voy a hacer un inciso; en la panadería de mi barrio venden panes con la forma de Mickey Mouse y en algunos restaurantes de Chueca (barrio homosexual de Madrid), que son erótico-festivos,  el pan que se consume o tiene forma de pene o tiene forma de pecho femenino. Yo me imagino a arqueólogos dentro de 3000 años diciendo que en la panadería de mi calle se realizaban rituales en honor a un dios con forma de ratón, o que en ciertos lugares se adoraban a deidades a las que les gustaba mucho ciertos actos. Ahí os dejo un fresco en el que aparecen mujeres haciendo pan.

 
 
Para terminar comentar que los pobres y los ricos no comían lo mismo. De hecho los pobres casi ni veían la carne y los ricos no paraban de comerla. En lo que coincidían era en el gusto por el alcohol, aunque algunos sólo tomaban cerveza (de trigo o de cebada, depende de quién te lo cuente) y los ricos bebían más que nada vino (aunque también le daban a la cerveza). Señalar que los niños también pimplaban de lo lindo (aquí en España, hasta hace bien poco se mojaban los chupetes en vino), por lo que muchos problemas para dormir no tendrían.

Recomiendo un libro escrito por Ángeles Díaz Simón que se llama "Recetas con Historia";  Agradecerle a mi amiga Marieta la ayuda que me ha prestado en lo que a estilo se refiere (soy un desastre con las faltas). La semana que viene más y de lo mismo. Hablaré de los griegos y romanos y lo que consumían. Bon appétit.
 
 
 


11 comentarios:

Pepi dijo...

P.A., me lees la mente. Ayer precisamente leí algo que me dió pensar: "No comas nada que no le pareciera comida a tu bisabuela.". Igual hay que agnadir: tu bisabuela egipcia, porque parece que no hemos hecho más que retroceder (en hábitos alimentarios) desde entonces...

patricia LOPEZ RODRIGUEZ dijo...

yo más que retroceder driría que no hemos avanzado gran cosa,

Pepi again dijo...

- Espagna, 1986: phoskitos para merendar
- Espagna, 2012: jelouquiti para merendar....

http://www.nutrexpa.es/node/28

Vamos o no vamos para atrás?

Anónimo dijo...

Y al pensar que para todo son culpables las papilas gustativas... Las tengo ausentes desde hace dos semanas (desde que pillé el constipado ese) y de repente ha desaparecido el eterno problema de "comer o comer un poco más":)

Anónimo dijo...

Me acuerdo de una conversación, de sobremesa, sobre los panes, y surgió el tema de la masa madre para hacer pan. En una receta que tengo pone:
Primera fase o inicio:
Corta dos manzanas, a poder ser de cultivo ecológico, sin lavarlas, en dados. Extrae las semillas. Pon los dados de manzana en un recipiente que después puedas tapar y añade 25 gr. de miel y el agua necesaria para cubrir las manzanas. utiliza agua mineral. Tapa el recipiente. Reserva esta mezcla durante 5 días entre 35 y 40ºC...
Segunda fase:
Pasa la mezcla de manzanas de la primera fase por un colador chino y añádele 100 gramos de harina integral de panadería. Mézclalo todo hasta conseguir una papilla sin grumos (sin hace falta, se puede añadir más agua). La mezcla reposa durante 48 horas entre 35 y 40ºC en un recipiente cerrado.
Tercera fase:
Pesa 100gr. de la mezcla conseguida en la segunda fase y añádele 300 mililitros de agua mineral entre 28-30ºC. Después agrega 300 gramos de harina de fuerza. Remueve hasta que no queden grumos demasiado grandes y resérvalo bien tapado durante 24 horas a 26 o 28ºC.
Cuarta fase:
Pesa 150 gramos de la mezcla anterior y añádele 250 mililitros de agua mineral a 28 o 30ºC. Remueve e incorpora 250gr. de harina de fuerza. Reservarlo tapado durante 24 horas a entre 26 y 28ºC.
Quinta (última fase):
Pesa 150gr. de lo anterior, agrégale 300 mililitros de agua mineral a 28-30ºC y, seguidamente, 300gr. de harina de fuerza. Mezcla bien y resérvalo bien tapado durante 6 horas a 26-28ºC. Pasado este tiempo de fermentación, la masa madre ya está lista. Si no la usas de inmediato, guárdala en la nevera. Cada tres días es necesario "refrescar" la masa madre para mantenerla viva, aunque si elaboras pan cada día, debes hacer los refrescos a diario (mezclar 150gr. de la masa madre líquida con 300ml. de agua mineral y 300gr. de harina de fuerza y dejar fermentar durante 6h. a 26-28ºC).

¿A que suena a una receta para preparar una pócima mágica? O es muy parecido a lo que hacían los hombres primitivos para mantener la yesca viva, ¿verdad?

patricia LOPEZ RODRIGUEZ dijo...

madre mía que receta. Yo me inclino a pensar que los egipcios se les pudrió la masa simple y la unieron. De todas formas si hice las albóndigas mesopotámicas voy a intentar hacer levadura madre

Anónimo dijo...

ME PARECE MUY INTERESANTE ESTOS PEQUEÑOS RELATOS HISTÓRICOS QUE NOS INFORMAN, AL MENOS A MI, DE ESOS PEQUEÑOS DETALLES DE LA VIDA COTIDIANA DE NUESTROS ANTEPASADOS A LO LARGO DE TODOS LOS TIEMPOS Y LUGARES QUE HACEN PODAMOS SER UN POCO MÁS INSTRUIDOS. ME PREGUNTO ACERCA DE LA INFANCIA EN ESOS TIEMPOS, NO SÉ LAS PAPILLAS, LA LACTANCIA, ¿HABÍA CHUPETES, PAÑALES, POLVOS DE TALCO....?
TE ANIMO A QUE NO NOS ABANDONES A LA IGNORANCIA.

ELENA

patricia LOPEZ RODRIGUEZ dijo...

Esta semana voy a hablar de la cocina en Grecia y Roma, pero la semana que viene voy a hablar de la infancia y educación. me lo apunto

Adrián dijo...

Tía, podrías hablar alguna vez de los métodos anticonceptivos de la antigüedad :D

patricia LOPEZ RODRIGUEZ dijo...

Ok,después de la infancia hablaré de ese tema

Miriam dijo...

El más difícil todavía de la cocina: pre-colombina y sefardí! Qué dura la vida sin tomates ni patatas.

http://www.rtve.es/television/20121029/como-se-comia-siglo-xv-cocina-sefardi/571016.shtml

He preparado el almodrote, pero reconozco que como estaba muy soso, le he metido un pelín de carne :)