jueves, 4 de octubre de 2012

CHAMANES, MÉDICOS Y CIRUJANOS




Bien, pues si continuamos con nuestro ranking de profesiones más antiguas, desde luego la de médico y/o chamán  gana por goleada. Y es que de la existencia desde muy antiguo de éstos ¡¡¡¡tenemos pruebas!!!!. En una cueva de los Pirineos apareció una pintura rupestre representando a un señor disfrazado de diferentes animales y  realizando una especie de danza. 

Hechicero de la cueva Trois Fréres

Ahora es cuando alguien se podría preguntar, con toda la razón del mundo¿cómo saben que es un chamán y no alguien bailando?. Existe una rama de la Arqueología que se llama Etnoarqueología, que estudia pueblos preindustriales actuales desde un punto de vista meramente arqueológico, vamos que han encontrado a hechiceros vestidos de esta guisa haciendo danzas y practicando rituales junto a un enfermo. Pero claro, si alguien prefiere pensar que lo que estamos viendo es un señor pasándoselo en grande en una fiesta prehistórica, pues que lo piense, está en su derecho.

La magia y la práctica médica han estado muy unidas desde siempre, incluso ahora lo está. Si bien, cuando vas a un hospital, el médico no se pone a bailar ni a soplarte encima (aunque estaría bien), sí que tenemos ciertos detalles que no nos alejan mucho de nuestros antepasados, como por ejemplo el hecho de encomendarnos a Dios, Jehová o Alá cada vez que nos tienen que hacer algo, o creer en el mal de ojo (ya ya se que vosotros no, que sois personas muy racionales, pero seguro que conocéis a alguien que sí). Y luego existen costumbres autóctonas , aquí en España,por ejemplo, en muchos lugares se metía  debajo del colchón de la parturienta un cuchillo para cortar el dolor (bendita epidural).

En Mesopotamia, como pagarse un médico era muy caro, pues la gente lo que solía hacer era irse al mercado cuando se encontraban enfermos y esperar a que alguien que hubiese tenido lo mismo o conociese los síntomas, aconsejara lo que hacer y lo que tomar. Desconocemos el grado de fiabilidad, pero esa es una práctica que se sigue practicando hoy en día y si bien no nos plantamos en mitad del Carrefour (supermercado francés con franquicias en España) sí que solemos comentar nuestros males y admitir alegremente consejos (en la fila del ambulatorio por ejemplo), y si no que se lo pregunten a mi pescadero que de medicina sabe mucho. En el Creciente Fértil, ser médico era un profesión muy bien pagada pero de alto riesgo. Si cometías negligencia con un esclavo o liberto, pues la cosa no iba a mayores pero... ay de tí como la fastidiaras con un noble y éste se te muriera o perdiese un ojo, pues el castigo era quedarse sin manos. Así lo explica muy bien el Código de Hammurabi que es un texto que tiene unos 3.700 años  (1728-1686 a.C.) y es uno de los conjuntos mas antiguos de leyes que se ha encontrado

Por último, nos queda hablar de los cirujanos , y es que durante la Edad Media y en épocas posteriores, una cosa eran los médicos y otra muy distinta los cirujanos. Los primeros estudiaban en universidades o colegios, iban bien vestidos y su trabajo sería el de examinar al enfermo, tomar el pulso, mirar el blanco de los ojos, vamos todo muy limpio y glamuroso. A veces incluso llevaban mascarillas, pero no os penséis que era para no perjudicar al enfermo sino para no infectarse ellos mismos,  y realmente tiene su lógica sobretodo si hablamos de la época de la Peste Negra (enfermedad que se extendió por Europa a mediados del siglo XIV y que mató a millones de europeos, concretamente a 1/3 de la población del continente). Cuando la enfermedad se extendió, empezaron a llevar unas  máscaras que terminaban en un pico enorme que era llenado con hierbas aromáticas. Ahora uno se explica porque se murió tanta gente en esta época, porque el que no fallecía por causa de la Yersinia Pestis, que así es como se llama el bichito que provoca la peste, se moría a causa del susto que se tendría que llevar al abrir los ojos y ver a un pajarraco que te decía: "abra usted la boca y diga a". La máscara además continuó usándose en siglos posteriores.
 
 
 
Pero el que cortaba y se llenaba de sangre hasta las cejas era el cirujano. Era tal la diferencia social entre los doctores y los cirujanos que incluso en un entremés de Cervantes llamado El Juez de los Divorcios, una mujer que quiere obtener el divorcio argumenta que había sido engañada y que  pensó que se casaba con un médico y no con un cirujano (yo la entiendo la verdad, menos dinero y además toda esa ropa sucia y llena de sangre para limpiar, ¡con lo que cuesta sacar las manchas de sangre de los atavíos!). Por último, decir que además había otra subprofesión que era la de hacer sangrías (no me refiero a la bebida de vino con frutas), de esta labor de sangrado se encargaban algunos barberos los cuales solían poner un toldo a rayas para que supieran que además de cortarte las barbas te ponían sanguijuelas. Me parece que hoy en día se sigue poniendo a modo de decoración la misma cubierta rayada  .De todas formas, de sangrías, trepanaciones y demás curas  hablaremos en otro capítulo.

La semana que viene más pero no de lo mismo. Recomiendo leer un libro muy divertido titulado Historia Curiosas de la Medicina escrito por un médico llamado José Ignacio de Arana, os va a gustar.


4 comentarios:

Anónimo dijo...

A veces he pensado que me gustaría tener mi "chamán de cabecera" y no un "robot" que me esté prescribiendo recetas, mirándose al mismo tiempo el reloj. Lo de la máscara: da miedo, ¿verdad?. Creo que he visto algo parecido en las máscaras que se ponen en el carnaval de Venecia.

patricia LOPEZ RODRIGUEZ dijo...

Pues sí, son como las máscaras de los carnavales de Venecia. Esta ciudad fue una de las más atacadas por la peste de hecho más dell 50 por ciento de la población se murió, y algunas teorías dicen que fue precisamente en Venecia donde se empezaron a usar.Muy buen ojo anónimo.
Y lo que yo decía, que no estaría mal que nos danzaran un poco los médicos

Curra dijo...

Petición para el "DJ": me gustaría que alguna semana nos cuentes cómo la evolucionado la ensegnanza en la Historia (y otra semana nos cuentes si es escribe Historia o historia).

También alguna de griegos... antiguos. Cómo se vestían? Qué comían? A qué dedicaban el tiempo libre?

Gracias.

patricia LOPEZ RODRIGUEZ dijo...

Cuando se habla de Historia como ciencia o disciplina se escribe en mayúscula. Cuando te cuento una historia es en minúscula. Oído cocina, me lo preparo para la semana que viene, el próximo pienso hacerlo de cocina.