viernes, 16 de noviembre de 2012

Y PENSABAMOS QUE LAS HUELGAS ERAN ALGO DE AHORA

Ya sé, ya sé que estabáis todos esperando a mujeres guerreras y con una cruz cosida en la ropa, pero es que como dicen muy a menudo en la televisión y en la prensa, la actualidad manda y bueno como sabréis, esta semana ha estado muy calentita en parte de Europa con huelgas generales y manifestaciones; de ahí mi cambio. Prometo que la semana que viene os hablo de Leonor de Aquitania y compañía.

El caso es que me puse a pensar en la Historia (vale sí, en realidad la idea me lo dio algo que vi en twitter. No, no estoy siempre pensando en temas culturales) y empecé a darle vueltas al hecho de si sería común hacer huelga en la Antigüedad, y ... sorpresa sorpresa, nuestros lejanos antepasados ya hacían uso de este sistema de protesta.

Yo sabía que a raíz de la Revolución Industrial y los movimientos obreros pues como que la cosa era muy común pero ni me imaginaba que los egipcios (reconoced que ya los echábais de menos ¿verdad?) allá por el año 1163 a. C organizaron una huelga.  Pero antes de meternos con el tema de los faraónicos, me gustaría hablaros de la Revolución Industrial ya que seguro que hay a más de uno que le suena pero no sabe de qué. 

La Revolución Industrial empezó en Gran Bretaña en el siglo XVIII y se extendió por toda Europa a lo largo del siglo XIX, bueno en España llegó un poquito más tarde. Fue un cambio tremendo porque se pasó de una economía basada en el trabajo manual a otra dominada por la Industria y manufactura. Y todo cambió muchísimo y hasta hoy. Ahora nos quedan los mercados medievales de los pueblos, que de medievales tienen poco y sí mucho de Made in China.

Volvemos con los egipcios. Hay un papiro conocido como el Papiro de la Huelga, que se encuentra en el Museo de Turín ,  y que nos cuenta con todo lujo de detalle lo que pasó aquel año de 1163 a.C. También existen unas piezas llamadas ostraca que nos informan de lo sucedido (ostraca=trozos de cerámica que se utilizaban para dibujar y para aprender a escribir. ¿Qué el niño jugando a la pelota  te rompía el jarrón de las flores? pues ya tenías una ostraca. Ea, desde ahora en vez de decir "cacho cerámica roto", decimos ostraca que queda mucho más culto).
Pero pasemos a la hechos:
Ramsés III oferente. Templo de Jonsu, Karnak
El caso es que estos señores estaban construyendo la tumba de Ramses III en el Valle de los Reyes y hacía ya unos cuantos días que no recibían su salario y se cabrearon mucho. 
 
 El sueldo consistía en comida que se basaba fundamentalnete en dátiles, pan, verduras, a veces carne y a veces higos, agua, ungüentos y ropajes (os recomiendo que os leáis la primera entrada que publiqué, Perfumados y perfumadas para que podáis entender lo importante que eran para los egipcios las cremitas y perfumes variados); y pasó que un día de buenas a primeras pararon de recibirlo, y claro todo el mundo a enfandarse con el faraón y como éste no estaba muy a la vista, pues a enfadarse con los funcionarios que trabajaban para él y con los sacerdotes que eran los que guardaban la comida en el templo. Pero había una explicación, y es que resulta que el gobernador de Tebas que tenía muy mala leche (mala leche=cierta maldad, malas ideas, no mucha bondad) como era un enemigo político del faraón pues decidió quedarse con la comida que iba destinada a nuestros sufridos obreros y de ahí que éstos no cobraran. El caso es que los trabajadores se fueron al templo y realizaron una sentada delante del mismo y luego empezaron a perder la paciencia y las cosas se empezaron a caldear, y los sacerdotes que vieron que a jugar al parchís (parchís=juego típicamente español de las tardes del domingo) precisamente no venían, pues negociaron con ellos y todo se aclaró y la tumba fue terminada finalmente. Pero previamente les dejaron  de pagar otras tres veces más, y aquí ya no se le podía echar la culpa al gobernador de Tebas.
 
En la Antigüa Roma también se hicieron huelgas, de hecho hubo varias a lo largo del siglo V, IV y III a.C. Por ejemplo, en el siglo V a. C se montó una huelga por parte de los plebeyos porque éstos se negaban a ir al ejército si seguía el tema de que cada vez que no podían pagar una deuda, pues, hala, a ser esclavos (anda que vaya nimiedad por Dios, total tampoco es tan grave acabar siendo esclavo) de hecho los pebleyos se marcharon de Roma hacia el Monte Sacro (lugar que no se tiene ni idea de donde estaba, pero que por lo que parece era muy sacro), dejando Roma a su suerte y a los patricios no les quedó más remedio que pactar y así los enfadados ciudadanos consiguieron más representación legal y más justa. No hay que olvidar que los huelguistas eran la gran mayoría de la población (extranjeros, gentes del campo, pequeños propietarios, artesanos, comerciantes). También hubo otra muy fuerte en el siglo III a.C, en este caso porque querían más representación política y en este caso se fueron al Monte Aventino, y aquí también los patricios tuvieron que pactar porque Roma se quedó desabastecida.

Ahora bien, yo de quedarme con una huelga me quedo con la que hizo  Lisístrata y las demás mujeres griegas. Estoy hablando de una
obra de teatro de Aristófanes y que fue representada por primera vez en el año 411 a.C y que planteaba una protesta de caracter sexual, es decir de piernas cerradas. ¿Qué significa? pues que o se acababan las guerras del Peloponeso o no había más sexo. En mi opinión muy peligroso, y lo digo como mujer, no tenemos que olvidar que a los griegos el tema masculino también les gustaba lo suyo y como dice un dicho muy español "a falta de pan buenas son tortas".
 
 
Lo más curioso es que basándose en esta obra clásica del teatro griego, se han hecho huelgas de piernas cruzadas en nuestra reciente Historia en países como Liberia, Kenia, Filipinas, Turquía y también una política lo propuso en Bélgica. Y lo más curioso es que en la mayoría de los casos dio resultado. Me pregunto si funcionaria igual en el caso de que fuesen los hombres los que hicieran una huelga de este tipo (¿sabe alguien si Ángela Merkel está casada o tiene pareja?).
 
Bueno, por hoy termino, la semana que viene más. Aquí os dejo una página muy interesante sobre Egipto. Y si os gusta las cosas fuertes pues a leerse Lisístrata
 

6 comentarios:

Anónimo dijo...

Muy interesante de verdad. Exacto lo que yo pensaba los ultimos dias. Claro que la huelga es importante pero parece hoy en dia tan productivo como antes? Ya sabemos que hay un monton de formas para utilizarlo a favor y no contra a los governadores. Para mi lo importante es pensar sobre las consecuencias reales que todas las practicas politicas tienen y no solo hacer cosas por constumbre o por ser buenas. A veces cosas de buena fe tienen consecuencias malas. El caso de Lisistrate muestra perfectamente lo que yo intento decir (sea solo una obra de teatro da igual) proponer un modo mas imaginativo e innovado para practicar o exigir derechos me parece mas urgente que nunca.
Giorgos

patricia LOPEZ RODRIGUEZ dijo...

Bueno el caso de Lisistrata será sólo una obra pero ha dado muy buenos resultados en diferentes lugares del mundo y estoy hablando de 2009, 2010 y 2011. De hecho se han parado de pelear tribus por el tema de la huelga de piernas cruzadas. Bueno yo no abogo exactamente por ésto, también estaría muy perjudicada. pero hacer algo imaginativo....

Anónimo dijo...

Supongo que protestar es lo más normal del mundo. Hoy en día las protestas y las huelgas como que no surgen tan espontáneamente ni son tan cargadas de fuerza y no son eficientes...a lo mejor porque en realidad no hay contra quien protestar. No hay huelgas; hay estallidos puntuales de rabia producida por la impotencia y la desorientación.
Todos los temas están tan globalizados: te pones a pensar y a tirar del hilo y te das cuenta que ni tú ni los de tu alrededor sois capaces de ponerle cara a algún culpable, a alguien en concreto. ¡Ojalá hubiera un "gobernador de Tebas" por aquí a quien exigirle responsabilidades! Ahora los responsables de la tragedia mundial que se está expandiendo cada vez más por el mundo mundial están camuflados, inalcanzables y escondidos detrás de los movimientos de capitales a nivel global, sus rostros están desdibujados y no los podemos nombrar con sus nombres y apellidos. Yo digo: necesitamos un "faraón" y por lo menos un "gobernados de Tebas". Los necesitamos desesperadamente...

Anónimo dijo...

Quizás si que podíamos poner caras a los faraones y a los gobernadores de Tebas. Se me ocurren unos cuantos

patricia LOPEZ RODRIGUEZ dijo...

Yo opino más como uno de los anónimos, creo que hoy en día es muy difícil ponerles cara a los responsables de nuestra situación. No creo ni que salgan en prensa.

Anónimo dijo...

Te has constatado a ti misma que en la historia SI hay ejemplos de revoluciones pacíficas con éxito;P
Me ha encantado!